Seguidores

sábado, 7 de noviembre de 2015

Reseña "Corazón de Mar" de Christine Carlson





Datos

Título: Corazón de mar.

Autor: Christine Carlson.

Editorial: Gramnexo Editores.

Páginas: 125.

Precio: 6,90euros.

Sinopsis

Se cuenta que Aline, una joven gallega que vive con su padre en una modesta casa de un pueblo costero, posee un extraordinario don; es capaz de retratar el alma humana en sus pinturas. Sus retratos le permiten ganar unos ingresos que les ayudan a sobrevivir, a pesar de que en la villa no está bien visto que una mujer se dedique a la pintura. Su fama se va extendiendo cada vez más. Un día, un terrateniente gallego llamado Román no duda en encargarle un retrato, pero Aline sufre una mala experiencia con él que la deja marcada.

Pasado el tiempo, el conde John Saunders, un inglés amante del mar afincado en un pazo gallego conocido como “Vagalume”, tiene oportunidad de ver sus pinturas, y al igual que hizo Román, le encarga un retrato. John invita a Aline a instalarse en el pazo, donde se quedará hasta terminarlo. Allí, arriesgándose a ser descubierta, la curiosidad de Aline la empuja a investigar y descubrir algunos secretos que oculta el conde.

Tanto John como Aline cargan con un pasado a sus espaldas que les dejó profundas cicatrices. Lo último que necesitan es enamorarse, pero no pueden evitar que el océano una sus corazones, y que entre ellos comience a forjarse un vínculo. Lo que no esperan, es que su oscuro pasado regrese para atormentarlos. ¿Lograrán superar todas las vicisitudes? ¿Podrá su amor salvarlos?

Opinión personal

Aline es una joven con un futuro muy prometedor tanto en su vida personal como artística. Pinta de miedo, y eso le ha hecho hacerse una reputación, y aunque de extranjis, hace encargos a quien se lo pide. Por otro lado, su vida amorosa va viento en popa, va a casarse con Jeff, su prometido y al que ama con locura, como él a ella.

Pero todo se ve truncado cuando un noble, Román, le encarga un retrato suyo y ocurre algo no muy grato para Aline. Desde entonces, parece que la mala suerte la persigue y todo se convierte en un infierno.

Pasado un tiempo, recibe otro encargo, en este caso es de John Saunders, un hombre de tono arisco y gruñón que trata un poco mal a sus criados. El motivo de su malestar se ve un poco después, porque otra cosa no, pero Aline curiosa es, e investiga incluso cuando está prohibido hacerlo.

Llegados a este punto, y sin querer revelar mucho del libro, tengo que decir que lo que más me ha gustado es el halo sobrenatural que se crea en la historia. Sin embargo, después de crear expectación (por lo menos a mí), luego no se vuelve a mencionar más, ni vemos más sobre esta parte de la trama (descontando la historia que ha dado lugar a “eso” que ve Aline). Me hubiese gustado que esta parte hubiese tenido más protagonismo, o que se hubiese mencionado más, o se hubiese acabado con la trama de alguna manera (no es necesario, pero para los amantes de lo paranormal como yo, hubiese estado bien).

Esto no quiere decir que la historia no me haya gustado; al contrario, lo cierto es que ¡me ha gustado muchísimo! Es muy bonita y me he empapado bien de las historias que se recrean en ella sobre Galicia, esto en especial me ha parecido fascinante.

Los personajes están bien caracterizados, y todos tienen relevancia en la historia en mayor o menor medida. Encontramos en la narración mucha variedad: Aline y John, protagonistas, tienen un pasado, vamos a llamarlo “turbulento” cuando se conocen; ambos quieren cerrar heridas y viven su pena de diferente manera. Sin embargo, es Aline la que se posiciona como el personaje fuerte de esta historia, porque no quiere dejarse llevar por los tormentos que la anclan al pasado.

John Saunders es un poco hosco, pero desde que ella entra en su vida comienza a cambiar, y es un personaje que me ha gustado también.

Como secundarios, pero no menos importantes, están los criados: Xiana, Roi y Xiacobo; cada uno representará un papel fundamental cuando Aline se va a vivir al pazo de Saunders mientras tenga el encargo de hacer su retrato.

Por otra parte está Román, que es el malo malísimo y da mucho juego a la historia. Y por último, me gustaría hacer mención a un personaje que da un giro en el argumento al final, muy inesperado (que personalmente me ha encantado), pero no os puedo decir el nombre porque entonces ya no sería sorpresa.

Está situada en Galicia, y narrada en tercera persona, donde los pensamientos de Aline son los más concurridos. El vocabulario me parece muy adecuado para la época en la que está basada (por ejemplo; ellos se tratan de usted siempre, hasta que deciden dejar las formalidades).

Es un libro muy corto, que se lee en una sentada, pero creo que a los amantes de Cumbres borrascosas y libros por el estilo os puede deleitar.

No quiero contar mucho más, pero decir que, para las más románticas, también creo que sería una buena lectura.



¡Gracias a la editorial por el ejemplar para reseñar!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada